19 dic. 2010

Inferno Trail Tolox

El pasado domingo 12 tuvo lugar la primera edición del Inferno Trail Tolox y, como no, un servidor se encontraba en la línea de salida. Eran las 9 de la mañana cuando los corredores de la modalidad de maratón cogimos la calle Río Verde para enfrentarnos al infierno. Hacía fresquito aún pero el día fue estupendo: despejado y con un Sol que calienta pero no quema. Día perfecto para correr por la Sierra de las Nieves.



Los tres primeros kilómetros discurrieron por las calles de Tolox hasta llegar al campo de fútbol y de ahí cortamos por una verea hasta dar de nuevo con el carril que se dirige al Puerto de las Golondrinas: 3 kilómetros con unos 400 metros de desnivel positivo. En tan poco recorrido, el grupo ya estaba enfilado y las diferencias se hacían grandes. Yo me mantenía en el grupo medio, más o menos el 50º clasificado. Más tarde, comenzamos a subir por varios cortafuegos bestiales que nos dirigían rápidamente hacia cerro Coronas. Uno de ellos desembocaba en una verea que cruzaba este mítico puerto tolito para llegar al primer avituallamiento colocado a los 8 kilómetros en la era de Coronas. Yo llevaba 1 hora y 10 minutos de carrera y me iba reservando para lo que se avecinaba: el Puerto de los Valientes.




5 kilómetros nos separaban del siguiente avituallamiento, situado en el pilar de Tolox, en el kilómetro 13 de carrera. 4 de ellos con una intensa subida (más de 600 metros de desnivel positivo) al Puerto de los valientes.
El inicio es suave pero poco a poco la pendiente va subiendo y se mantiene prácticamente hasta el final. Todos nos la tomamos con tranquilidad pero a algunos les pasó factura los kilómetros anteriores. Yo adelanté varios puestos y ya me encontraba entre los 40 primeros clasificados. El tiempo nos dio un respiro y se comportó estupendamente, pues podría haber sido estremecedora esta subida con el viento y el frío que suele haber por allí en estas fechas. Llegué al Pilar de Tolox bastante entero para lo que habíamos subido, en 2 horas y 10 minutos. Aún así, el primer clasificado ya me sacaba media hora.


Y aquí vemos a nuestro querido "Abuelo Paco" (creo que de 72 años), que con gran vitalidad aún sigue corriendo esta clase de carreras.

A continuación nos tocaba bajar por la Colada del Tejo hacia el pinsapar de Cerro Coronas, la cual aún no había tenido el honor de recorrer y de la que quedé muy impresionado. La bajada por este tramo no había sido prevista en un principio y se acortó unos 4 kilómetros, por lo que era más pronunciada, sobre todo en esta primera parte. Los corredores íbamos enfilados y con cuidado porque un tropiezo podía ser muy peligroso. Esto hacía que la bajada no fuese fácil y la musculatura lo notaría kilómetros más tarde. Aquí estuve corriendo un rato junto con un corredor tolito, José María el Pikilo, el cual estaba en buena forma como desmostró con su gran carrera.


Tras el descenso por la Colada del Tejo, llegamos al maravilloso pinsapar de Cerro Corronas, único en el mundo en roca peridiotita. Sus centenarios pinsapos vieron pasar a los corredores, algunos jóvenes y otros no tanto. Allí nos unimos con los corredores de otras dos modalidades: la media milla y la media milla a marcha, que provenían de la era coronas por la verea de la fuente coronas. Yo "sólo" pude encontrarme con corredores de la marcha que iban mucho más tranquilos que nosotros, lo que les dio tiempo a ver los maravillosos lugares por los que pasábamos.


Al poco de salir de la vereda, nos encontramos con el próximo avituallamiento, situado sobre la fuente del Cañuelo en el kilómetro 20 de carrera. A partir de aquí, entramos en la zona más "tranquila" del recorrido: quedan unos 5 kilómetros para el primer paso por Tolox y todo los que nos queda es bajada y por carril. Por la bajada he seguido adelantando poco a poco corredores y ya me encuentro en el puesto 29. Pasamos por la ermita de la Virgen de las Nieves y llegamos al pueblo por la calle Ancha, encontrándonos un nuevo avituallamiento allí. 



Llegué a Tolox más o menos bien físicamente con un tiempo de 3 horas y 40 minutos. Aquí cometí un gran error: no descansé mucho tiempo en el avituallamiento y con las prisas no comí lo suficiente, lo que más tarde me pasó factura. Quedaban 11 kilómetros de carrera, repitiendo los tres primeros kilómetros de subida intensa. La segunda subida resultó, lógicamente, mucho más dura, y las piernas comenzaban a acalambrarse. Aún así, subí bien y adelanté a otro corredor. A estas alturas, estaban llegando los dos primeros clasificados, los hermanos Mudarra, con un tiempo final de 4 horas y 11 minutos. Unos verdaderos cracks!!!



Me quedaban 8 kilómetros y, en teoría, no había ya grandes subidas, pero el recorrido hasta el salto de la Rejía era una trampa. 4 kilómetros de verea estrecha, de sube y baja, de muchas piedras...un verdadero infierno para mí!!! Pues me entró una buena pájara en ese momento. Lo pasé muy mal durante varios kilómetros y peor podía haber sido si no me hubiera encontrado con los ánimos de los amigos de protección civil de Yunquera y, en especial, de Alfonso "manzanas" que me dio una manzana!!! la cual me reanimó muchísimo. A pesar de todo, solo perdí una posición durante ese tramo. Por cierto, el recorrido aunque era un infierno, tenía unas vistas impresionantes tanto de la Rejía como del charco de la Virgen.




Subir hasta la verea desde la Rejía era el último gran esfuerzo porque aunque es corto, es muy duro. Los calambres eran contínuos a cada paso que daba pero era la última prueba. Tras conseguirlo ya sólo quedaba llegar al avituallamiento "yunquerano" y luego bajar por el pecho Venus hasta el Balneario. En el avituallamiento me jarté de comer orejones, melón, barritas...me dí un atracón para recuperarme totalmente del pajarón anterior. Aquí adelanté un nuevo puesto (a la segunda mujer clasificada) para llegar a Tolox en el puesto 28 (17 de mi categoría) en un tiempo total de 5 horas y 39 minutos.




La carrera fue un éxito en su primera edición y espero que tenga muchas más para poder correrla.Ya pienso en prepararme mejor para la próxima. El pueblo acogió muy bien a los corredores y aunque se pueden mejorar algunas cosas, el resultado fue muy positivo. Al final, terminé consiguiendo el premio al mejor corredor "local" medio nacionalizándome tolito, jejeje. Y además me tocó un lote de premios en el sorteo: 2 pares de calcetines, camiseta técnica...en fin, un día muy completo.



Por último, aquí os dejo las Clasificaciones y toda la información de la carrera Inferno Trail Tolox


Nos vemos en los montes!!!

3 comentarios:

  1. Eso es! que nos gusta sufrir!!
    a por todas... ;)

    ResponderEliminar
  2. Eso es coraje, con una pajara, calambres,... seguir con ganas de luchar y no arrojar la toalla. Eres un crack!

    ResponderEliminar
  3. Menuda ruta! Enhorabuena por el resultado!
    Qué tal reaccionaron tus zapatillas ASICS Trail Running?
    Un abrazo y feliz Navidad!

    ResponderEliminar