11 ene. 2011

101 Recuerdos

Acabo de inscribirme en la XIV edición de los 101 kilómetros de Ronda, en la que será mi segunda participación, y no dejo de acordarme aún de la primera; que hace ya dos años dejó imborrable huella en mí. Esta carrera tiene algo de especial y todos los que han participado en ella saben a lo que me refiero. Quizás se encuentra un poco desvirtuada por la inclusión de tanta gente y de modalidades diferentes a la marcha pura y dura, no lo sé, eso dicen algunos de los que corrieron las primeras ediciones. Pero es innegable, que es una prueba única en la comarca y en toda la provincia de Málaga.




Es un reto constante y larguísimo contigo mismo. Siempre puedes contar con la inestimable ayuda de algún compañero o de la familia que te anime en los momentos duros, pero al fin y al cabo, eres tú luchando contra ti mismo durante 101 kilómetros.




La carrera no empieza el primer sábado de mayo a las 11 de la mañana, la carrera empieza mucho antes, meses antes. Desde que inicias tu entrenamiento en el otoño para prepararla a conciencia, desde que en el foro de la página web surgen las primeras inquietudes de los corredores, desde que terminas machacado pero feliz la edición anterior...


El ambiente en la salida es genial y hay que disfrutarlo. Aunque todo el mundo diga que hay que reservar fuerzas, en la primera hora haces más kilómetros de los debidos, para "foguearte" y te dejas llevar por las ganas de correr que han surgido desde los días previos.


Después de varias horas ya te vas centrando más en el tiempo que tenías previsto. Si has entrenado bien, es hora de disfrutar de la carrera, intentando hacer un buen tiempo pero saboreando todos aquellos detalles que van surgiendo: nuevas amistades, vistas y paisajes impresionantes...y Ferraris!!! Que te adelantan en el circuito de Ascari porque vas a pasito de tortuga.




Pasan los kilómetros y la fatiga se va acumulando: tanto física como mental. Para los problemas mentales siempre te puedes apoyar en compañeros de batallas nuevos o antiguos como es en mi caso mi amigo José Martos. La fatiga física hay que aguantarla, tratando de minimizar los dolores musculares, articulares y las temidas ampollas.

Ves Setenil, primer avituallamiento importante, desde lo alto de una colina; pero pasan los kilómetros y no llega. El recodo interminable que hay que superar pone al límite la capacidad de aguante hasta de los más fuertes. En Setenil todo parece una fiesta: familias, comida abundante, te puedes cambiar de ropa...sin embargo, hay que seguir.

Pasa de vez en cuando un camión lleno de guerreros caídos, de aspirantes a cientouneros que han tenido la maldita suerte de torcerse un tobillo, desfallecer por el calor, no soportar más una ampolla...a cualquiera nos puede ocurrir. Es difícil de superar el tener un mal día precisamente en el momento debes demostrar tantas horas de esfuerzo, dedicación, entrenamiento...ánimo y otra vez será!

Llegas al cuartel de los legionarios, normalmente de noche, y una comida reparadora hace milagros: ¡cuidado! si te sientas más de 15 minutos no podrás levantarte jamás.



Queda poco, unos 23 kilómetros solamente...pero tu cabeza ya está puesta en Ronda. Los últimos kilómetros suelen hacerse eternos: unas veces por tu estado físico, otras veces por la impaciencia de lograr el objetivo. Kilómetro 90: ves en la carretera a un hombre con una mesa, una botella de Cacique y otra de J&B y una botella de Coca Cola. Te ofrece un cubata, y es el único día que lo rechazas. Hay quien ni siquiera lo hace y se lo bebe más rápido que en el botellón.

La "cuesta el cachondeo"  te indica que estás llegando y el inolvidable paisaje del puente sobre el Tajo de Ronda te lo confirma. Sube la cuesta tranquilito que luego hay que correr por las calles para el baño de masas. Llegas al parque y a la meta y la sensación es indescriptible. Sonríes, te abrazas con tus compañeros o con el primero que pasa por allí y te invade una sensación de satisfacción y alegría por lograr el objetivo.


Este año quiero volver a sentir lo mismo.


PD: gracias a todas las personas que hacen posible que se realice la carrera y además, que sea tal y como es: a los que reparten caramelos y agua con sus mangueras por el recorrido, a los que aplauden durante horas mientras esperan ver a su amigo o familiar y, por supuesto, a los LEGIONARIOS DE RONDA!

4 comentarios:

  1. Ahí duroo! todo el sacrificio de una temporada entera, termina justo cuando llegas a la meta :)

    ResponderEliminar
  2. Amigo y compañero de estas batallas, llevo ya unos días pensando si participar o no en esta edición...pero ya leyendo esto creo que me he decidido a correrla también. Seguramente si quiero ir a tu paso tenga que entrenar muchísimo, pero intentaré conseguirlo...
    Un abrazo y a ver si hablamos tranquilamente pronto

    ResponderEliminar
  3. ILLOOO COMO TE LO CURRAS EHH SE VE K TIENES GANAS DE PILLARLA YA CUIDATE EL TOBILLO SI NO T VA DAR PROBLEMAS Y YA IREMOS A VERTE PA ANIMARTE NOS VEMOS

    ResponderEliminar
  4. ADEMÁS DE UN BUEN DEPORTISTA, ERES UNA GRAN PERSONA . ENHORABUENA POR TU CARRERA Y SUPERAR ESOS RETOS QUE PARECEN INALCANZABLES. ERES UN MÁQUINA - ISIDRO

    ResponderEliminar