29 nov. 2012

Tiempo de Setas

Otoño es tiempo de cambio, de renovarse; vuelve la lluvia y un poco más tarde el frío a la Sierra de las Nieves. También es tiempo de contrastes: desde Yunquera se puedeN observar los colores contrapuestos de la sierra; desde las hojas amarilleantes del castaño hasta el profundo verde del pinsapo. Los chopos de la ribera del Turón se van desnudando mientras este aumenta de caudal, al igual que los nacimientos de los ríos Grande y Verde. Cañadas sobre roca peridiotita bajan cargadas de agua en Tolox, mientras las rocas calizas la dejan escapar hasta que se refugia en las profundidades de la sierra. El elemento vital, esta molécula milagrosa de la Tierra es quien produce tanto cambio. La vida reaparece por doquier allá donde se encuentre el agua y, como no podía ser de otra manera, también aparecen las setas en la Sierra de las Nieves.


Cae la última hoja del castaño bajo el fondo verde del pinsapar


Las setas no dejan de ser otro recurso más del entorno que nuestros antepasados aprovechaban para sobrevivir. Quizás su conocimiento no era exhaustivo ni científico, pero la tradición se ha sabido conservar hasta hoy. Si bien no se tenían en cuenta todas las especies comestibles, muchos hombres venían cargados de la sierra de este preciado manjar en pueblos como Monda, El Burgo o Yunquera. Poco a poco, los lugareños han ido adquiriendo conocimientos y datos de las diferentes especies que aparecen por la zona y cada año son más los aficionados del resto de la provincia que vienen a la Sierra de las Nieves durante los fines de semana de octubre y noviembre en busca de setas. Este interés se ha visto refrendado con la elaboración de un libro dedicado a las Setas de la Sierra de las Nieves de los micólogos de Micogest, Manuel Becerra y Estrella Robles o con la organización de Jornadas Micológicas por la zona: Yunquera y Monda. A las primeras Jornadas Micológicas de Yunquera tuve el placer de asistir y en los siguientes enlaces se puede encontrar más información del transcurso de las mismas, gracias a nuestros amigos José Luis Merino y José Antonio Macías (a los que "robaré" algunas imágenes que captaron el pasado día 18 de noviembre)

Bella imagen captada por José Antonio Macías tras la recolección de Níscalos y setas Azules (entre otras) en las I Jornadas Micológicas de Yunquera


La diversidad de ecosistemas existentes en la Sierra de las Nieves, también refleja una extensa variedad de setas comestibles. Sin embargo, sólo nos centraremos en las más preciadas y que con mayor frecuencia se recolectan en nuestros municipios.

Níscalos

Muy frecuentes en los extensos pinares de la Sierra de las Nieves y sus alrededores: sierras de Tolox, Ojén, Yunquera, El Burgo...Podemos encontrar tanto el Lactarius Deliciosus como el Lactarius Sanguifluus. No es tan apreciada aquí en el sur como en el norte de España pero, desde luego, se recolectan.

Lactarius deliciosus rodeada de pinocha


Seta de Cardo (Pleurotus Eryngii)

Muy apreciada por estos parajes, quizás la más buscada por los lugareños. Podemos encontrarla con las primeras lluvias de otoño por las extensas praderas llenas de cardos de Ronda, El Burgo, Casarabonela o Yunquera.

La seta de cardo, muy propensa a crecer en "moños"


Yema de huevo (Amanita Caesarea)

Se encuentra principalmente bajo alcornoques, encinas y castaños. Es una seta muy preciada desde el punto de vista culinario y es importante no confundirla con la Amanita muscaria.

 Amanita Caesaria o Yema de huevo


Seta Azul (Lepista Nuda)

Bastante frecuente también en los pinares de la Sierra de las Nieves. Su color azulado violáceo pudiera resultar alarmante pero se trata de una seta muy reconocida en las cocinas de nuestros pueblos.

Setas Azules fotografiadas por José Luis Merino


Parasol (Macrolepiota Procera)

Estas gigantescas setas también se crían bajo bosques de coníferas. Cada vez son más los que la recolectan y disfrutan de su sabor. Debemos asegurarnos siempre de que tengan buen tamaño para diferenciarlas de otras lepiotas no comestibles y preservarlas de golpes que la estropeen en su transporte, pues es una seta muy delicada.

Macrolepiotas captadas por José Luis Merino en nuestros bosques


Cagarria (Morchella)

La reina de las setas de la Sierra de las Nieves por la dificultad de su recolección, por su forma y por ser un excelente comestible. Crece en primaveras lluviosas bajo bosques de coníferas de Parauta, Ronda y Yunquera entre otros.

La Cagarria, la reina de la Sierra de las Nieves



Como digo, podemos encontrar muchas más setas comestibles en los parajes de la Sierra de las Nieves como diversas especies de Boletus o de Coprinus entre otras. Por otro lado, si bien los aficionados a la micología han aumentado bastante en los últimos años y esto es muy positivo pero también implica que existan mayores problemas. Aunque este blog no pretende ser una referencia para la recogida de setas ni un manual de buenas prácticas para su recolección si me gustaría indicar que, a mi modo de ver, no deberíamos "abusar" de su recolección pues al igual que otro recurso natural más, se agota si se sobreexplota. También debo indicar que "no todo vale" para coger más y que siempre debe primar el respeto al medio ambiente y a la naturaleza. Además, debemos tener cuidado y respetar las fincas privadas, pues los malentendidos y desencuentros son cada vez más frecuentes.




Por último, me gustaría rendir homenaje a uno de esos "jeteros" que tantas setas cogieron por la Sierra de las Nieves y que tanto han enseñado sobre este arte a las futuras generaciones, mi abuelo, José Sánchez Duarte.




3 comentarios:

  1. Gracias Rafa, por recordar a ésta persona, nuestro abuelo, nuestro ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Bonitas palabras Rafa, y como no; merecidísimo homenaje. Seguro que te ha enseñado mucho en la vida.
    Ah, y las fotos mías; como si fueran tuyas.

    ResponderEliminar
  3. Soy nuevo en la provincia.
    Mañana vamos a probar.
    Gracias por la reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar