8 abr. 2011

La Primavera

Ya ha llegado la primavera a la Sierra de las Nieves, y con ella, el buen tiempo. Atrás quedó la nieve con su color blanco y su frialdad. Ahora el verde predomina, es el rey y señor de la sierra. Verdes intensos en cualquiera de sus tonalidades: el verde azulado de algunos pinsapos, el verde oscuro de la hierba y el romero, el verde claro y pistacho del musgo...

Primavera en la Sierra de las Nieves

Es el momento perfecto para subir y dar un paseo. Temperatura adecuada, con un sol que no abrasa y la vida explotando por cada rincón: plantas que florecen, insectos que zumban alrededor y, por qué no, animales como la cabra montés para observar. 

Los rayos del Sol intentan colarse entre el bosque


Comienzan a crecer nuevas yemas en los pinsapos. Pronto comenzará su ritual reproductivo de flores rojas y "pichas de fraile". Sus bosques aún rebosan de humedad y de frescor, con las cañadas empapadas de agua y la tierra fresca. Pasarán meses hasta que cambie la situación, mientras que en lugares más cálidos esté ya todo seco. La orientación hacia el norte ayuda en gran parte que se conserve el microclima del pinsapar.

 Las nuevas yemas empizan a aparecer en los pinsapos

















Comienzan a aparecer las pichas de fraile


Semillas masculinas de un pinsapo el año pasado


El otro gran árbol de la Sierra de las Nieves, el quejigo, es mucho más tardío; por lo que todavía nos quedan meses para observar el cambio de árbol "fantasmal" a uno bastante más bonito y vivo, con hojas de verde intenso. Más abajo, antes de entrar a la sierra encontramos cerezos rosados y blancos, llenos de flores y con las cerezas empezando a crecer.

Quejigos en la falda del Torrecilla en época estival


Los cerezos en flor te dan la bienvenida al parque natural
Si los árboles están bonitos en esta estación, no menos lo están las plantas y arbustos. Incluso la abundante y a veces aborrecida aulaga, se encuentra llena de flores amarillas, que pintan de color una montaña tan grande como cerro Coronas. Disculpad, pues no conozco demasiado de especies y subespecies, por lo que voy a poner sólo imágenes que ahora pueblan la sierra:



La lavanda con su flor azulada



Las aulagas con su característico color amarillo primaveral
Lavanda con el Torrecilla, cerro Coronas y el tajo de la Caína como telón de fondo

 
            Flor de romero entre pinsapos

Las cañadas aún siguen frescas en la Sierra de las Nieves y los arroyos aguantan los días, a pesar de la gran cantidad de agua filtrada por los terrenos calizos. El musgo colorea de un verde pistacho la mayoría de las rocas, sobre todo por su cara norte. Los juncos y helechos sustituyen a las adelfas en los lugares más húmedos. Por último, la aparición de la seta más emblemática y preciada de la sierra, la cagarria, nos confirma que la primavera ha llegado a la Sierra de las Nieves. ¡Salgamos a disfrutarla!


Helechos y juncos en una cañada

Arroyo de la fuensanta, a su paso por la acequia del área recreativa del mismo nombre



El musgo predomina en las rocas de los bosques de pinsapos
 
Cagarria o Colmenilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario